Campaña de Unicef: una historia diferente

matrimonio infantilEl vídeo transmite un poderoso mensaje al mostrar una realidad demasiado común en la vida de muchas jóvenes, pero al mismo tiempo propone una historia alternativa llena de esperanza. Según la ONG, dar a las niñas un mejor acceso a la educación e implementar legislación que restrinja el matrimonio infantil son las claves para solucionar este drama.

Pero el primer paso es concientizar a la gente de esta grave situación.

Para ver el video pulsa aquí

#NoAlMatrimonioInfantil

A través de la campaña #NoAlMatrimonioInfantil, se busca concientizar sobre un hecho que sucede a diario, y que significa una violación a los derechos humanos de las niñas: el matrimonio infantil forzado.

Comparte las imágenes a través de Facebook, Twitter e Instagram, para que todos tomemos conciencia y logremos cambiar esa realidad.

 

La lucha por evitar un matrimonio forzoso

Es solo una niñaEsconder una cuchara en la ropa interior de cara a un viaje en avión ha salvado el destino al que muchas niñas y adolescentes iban encaminadas: un matrimonio forzoso.

«Cuando las víctimas potenciales llaman a nuestra organización les recomendamos que escondan una cuchara en su ropa interior. El objeto metálico escondido de esta manera, en una parte privada del cuerpo, queda señalado cuando se pasa el control y si la víctima es de unos 16 años o más, entonces es trasladada a un lugar seguro, donde tendrá la oportunidad de denunciar lo que le ocurre sin que sus padres estén presentes, que son los que quieren obligarla a casarse», explica la directora de «Karma Nirvana», Natasha Rattu.

Rattu trabaja con Jasvinder Sanghera, fundadora de la organización que creó tras escapar del matrimonio que le habían concertado sus padres. Este hecho marcó su vida y a partir del él se decidió a crear esta organización, con sede en Derby, en el centro de Inglaterra, que recibe actualmente 6.500 llamadas relacionadas con este asunto.

«Varias personas nos han llamado para contarnos cómo esta soluciónles ha permitido evitar el fatal desenlace», añade la responsable.

«Karma Nirvana» trabaja en la actualidad en los aeropuertos de Heathrow, Liverpool y Glasgow. Pronto lo hará también en el de Birmingham, con el fin de sensibilizar a las autoridades y más en la temporada de verano en la que nos encontramos ya que, según explican fuentes de esta asociación, los viajes estivales son el momento idóneo ya que el colegio no está pendiente de los jóvenes.

ALGUNAS CIFRAS

Esta asociación británica trata así de poner remedio a una realidad que, a día de hoy, sigue dejando miles de casos en el mundo. En concreto, según los datos aportados el pasado mes de marzo por la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada día se producen 39.000 matrimonios infantiles. Es más, calcula que 140 millones de niñas serán casadas entre 2011 y 2020.

Por otro lado, según Unicef, en los países en desarrollo, más de 60 millones de mujeres de entre 20 y 24 años contrajeron matrimonio o vivían en pareja antes de haber cumplido 18 años. Más de 31 millones de ellas viven en Asia meridional. La cifra aumenta en en países como Bangladesh, Chad, Guinea, Malí, Níger y la República Centroafricana, donde más del 60% de las mujeres contrajeron matrimonio antes de cumplir 18 años.

“14 millones de gritos”, un impactante corto contra el matrimonio infantil

14 millones de gritos

La directora de cine Lisa Azuelos, realizó uncortometraje donde muestra la crueldad del matrimonio infantil forzado. El video, de 4 minutos y 15 segundos en blanco y negro, muestra a una niña siendo obligada a casarse con un hombre mucho mayor que ella e ilustra los abusos a los que muchas de ellas son sometidas a pesar de su corta edad.

“La película se titula ’14 millones de gritos’ porque hay 14 millones de niñas menores obligadas a casarse cada año en el mundo. Este filme es mi grito para que podamos escucharlas. Y que enterremos para siempre la idea de que esto pueda ser considerado normal”, ha declarado Azuelos.

Para ver el video pulse aquí

Niña yemení de 11 años huye del matrimonio: “Casadme y me mato”

Nada Al-Ahdal tiene once años y su futuro ya estaba escrito pese a su corta edad. La familia de esta pequeña ya había organizado su boda en contra de su voluntad. Ella ha conseguido escaparse de su casa gracias a la ayuda de su tío y ha denunciado a su madre ante la Policía.

A salvo y escondida, la menor ha hecho pública su historia a través de un vídeo que el Instituto de Investigaciones de Medios de Comunicación en Oriente Medio (MEMRI) ha colgado en Youtube. Su testimonio,contado con una entereza que sorprende en una niña de tan corta edad, ha estremecido a dos millones y medio de internautas. En las imágenes, Nada Al-Ahdal no solo denuncia su situación sino la de otros muchos menores cuya infancia se esfuma en el momento en el que su familia decide que deben contraer matrimonio. “¿Dónde ha quedado la inocencia de la infancia?¿Qué han hecho de malo los niños?¿Por qué los quieren casar así?”, se pregunta la pequeña.

Sorprende ver cómo una niña tan pequeña reflexiona sobre la muerte: “Yo he conseguido resolver mi problema, pero muchos niños inocentes no pueden resolver los suyos y pueden morir, suicidarse o hacer lo primero que les venga a la mente. Sólo son niños, ¿qué saben ellos? No han tenido tiempo para estudiar ni para nada”. Nada Al-Ahdal tiene claro que no quiere volver a ver a su familia, pero aún así lanza un duro mensaje a sus padres desde la distancia: “Adelante. Casadme y me mato, tan simple como eso”.

“Es criminal, sencillamente criminal. Mi tía tenía 14 años (cuando se casó) y duró uno con su marido, después se cubrió de gasolina y se prendió fuego. La maltrataba con cadenas, se emborrachaba, ¿de verdad os haría felices casarme?”, pregunta la niña a sus padres desde la distancia. Por último, la pequeña yemení reprocha a su familia el trato que le han dado:“Habéis arruinado mis sueños”.

Sadia y Rani, niñas esposas

Sadia y Rani«Mi nombre es Sadia y fui una niña esposa. Ahora tengo 16 años. He vivido toda mi vida en un pequeño pueblo a las afueras de Dakha, en Bangladés. Quiero contar mi propia historia porque quiero ser parte de la lucha contra el matrimonio infantil. Me casé cuando tenía 14 años».

Cuenta que la sacaron del colegio para casarla. Su marido le dirigió las primeras palabras en la noche de bodas: «Me dijo que dejara de llorar». Sadia confía en conseguir que su hija no pase por lo que ella ha tenido que pasar y opina que la mejor manera de combatir el matrimonio forzado es informar de los riesgos que lleva aparejados, e informar sobre todo a quienes propician la práctica.«Yo podría haber muerto el día que di a luz. Nadie merece pasar por lo que experimenté. Más padres necesitan saber esto para que no casen a sus hijas antes de tiempo».

Ante la constatación de que el matrimonio forzado se le iba de las manos, Bangladés se propuso frenarlo en el 2004 con la aprobación de la ley de registros de nacimiento, que obligaba a que cada niño o niña tuviera un certificado de nacimiento, lo que permitiría evitar enlaces entre menores. El problema es que las familias falsean el documento sin problemas. Es lo que le sucedió a otra niña, Rani, obligada a casarse a los 14 años con una tarjeta de identidad falsa que le otorgaba 18. Pese a su corta edad, tuvo que asumir retos propios de mayores, como el no lograr un embarazo rápidamente:«Me siento muy estresada. He estado intentando ser madre durante siete años. Ahora, cuando estaba embarazada tenía miedo de que le pasara algo al bebé. Tenía que cumplir muchas expectativas, pero solamente tengo 18 años».

La historia de Melka: niñas destinadas al matrimonio infantil

Melka tenía 14 años cuando, para su sorpresa, sus padres la casaron con un hombre mayor a quien ni siquiera conocía. Esa misma noche, Melka se resistió y su, ya entonces, esposo junto a sus amigos le dieron una paliza. Se despertó horas después en el hospital.

Matrimonio-forzado

Lo más extraño de esta historia es que ser golpeada hasta ser hospitalizada fue probablemente el mejor de los escenarios para una chica como Melka. Al acudir al hospital, la policía conoció su caso e intervino ya que el matrimonio de menores de edad es ilegal en Etiopía. Tanto sus padres como su esposo fueron arrestados y el matrimonio fue anulado

.Ahora, a los 20 años, Melka enseña otras niñas sobre sus derechos como mujeres y las consecuencias negativas del matrimonio precoz. “Cuando yo era pequeña, todo el mundo hablaba de la mala suerte que era tener una hija. Yo no creo que sea así”, dice Melka.La triste realidad de la historia de Melka es que no es un caso aislado. En Etiopía, se estima que el 60% de las niñas han sido forzadas a un matrimonio antes de los 17 años. El matrimonio precoz es un problema en todo el mundo, especialmente en los países en desarrollo, donde 1 de cada 3 niñas se casa antes de los 18, y 1 de cada 7 antes de los 15 años.